Camelia Shiseido

Mujer

Tu presencia. Tu aura. Tu fragancia.

Efímera, instantánea, inmediata: el florecer repentino de una flor blanca que libera en un segundo – y tan sólo durante unos minutos- su conjuro cautivador y su eterno e infinito rastro. Tiene la capacidad de suspenderse en el espacio para siempre.


ZEN